Tiempo y naturaleza sobre ruinas

Convento mercedario de la virgen del pilar (1704)

Estas ruinas podrían ser las de uno de esos templos budistas en lo profundo de la selva. La virgen ya no está, su lugar lo ocupan esculturas de diosas semidesnudas trepando en sensual abrazo la roca.

El fuego tomó el convento el tiempo lo colonizó. Abrió ventanas donde no las había, paredes verdes donde antes sólo había piedra y suelos de hoja muerta por losa fría.

Aquí ya no hay historia, dice la luz tamizada, aquí sólo estoy yo. Tiempo, hojas y raíz. Sombra que no oculta nada y sábana de luz que pasea indiferente.

¡Silencio! no molestes al tiempo.

Esta entrada fue publicada en De luz y emoción. Guarda el enlace permanente.

Este comentario tiene que ser aprobado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s