El ángel exterminador

Hay puertas que son difíciles de cruzar. No tienen pomo. No tienen marco. Ni hojas que empujar. Simplemente son invisibles. Ni siquiera se conoce su existencia. Fuera o dentro, delante de ellas una especie de angustia impide cruzarlas. Es el ángel exterminador que llevamos dentro. El ángel que no nos permite ser libres aunque nada, nada, nada, nos lo impide.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De luz y emoción. Guarda el enlace permanente.

Este comentario tiene que ser aprobado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s