La sandía del amor. Reeefreeescaaaante.

A cierta edad, la justa para escribir esta tontería, los amores son como las sandías. Refrescan mucho, qué poco llenan.

En verano, están muy buenas. En invierno, ni te acuerdas de ellas.

Cuidado con las pepitas, en las primeras citas.

Esta entrada fue publicada en Emociones. Guarda el enlace permanente.

Este comentario tiene que ser aprobado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s